Haciendo números finos en fardos, rollos y megafardos El INTA Manfredi evaluó los resultados económicos para la henificación de alfalfa en sus diferentes formatos para la campaña 2020. Subraya que la actividad sigue siendo un buen negocio, pero saca cada vez más ventaja el que apuesta a calidades. Además, ofrece combinaciones de resultados sobre posibles variaciones en precios y rendimientos. Todos los números para analizar.

La EEA Manfredi publicó nuevamente su trabajo anual de análisis económico para la henificación de alfalfa en el centro de la provincia de Córdoba, el cual ofrece un detallado panorama de los costos y ganancias que pueden aportar este tipo de producción en una de las principales regiones productivas en Argentina.

Según señala el trabajo realizado por los profesionales Gastón Urrets Zavalía, Ariel Odorizzi, Valeria Arolfo, Noelia Barberis y Silvia Olivo, el costo total de implantación del alfalfar y mantenimiento del primer año rondaría los 19.000 pesos por hectárea.

En este sentido, subrayan que si se toma en cuenta el informe realizado en el 2019 sobre la evaluación económica de la alfalfa para henificación, donde el total de costos de implantación fue de 12.144 $/ha, se evidencia un incremento del 59% en los costos -teniendo en cuenta similares insumos-, pero atendiendo que la inflación anual del año 2019 fue de 53,8%, se concluye que los costos de implantación en pesos se han movido al mismo ritmo que el nivel general de los precios. En el mismo período el valor promedio del heno en formato de rollos y megafardos observo un incremento menor al 28% de su valor en pesos.

Los especialistas remarcan que el impacto que tiene el precio de producto comercializado sobre el negocio, es tan alto que, lograr henos de alta calidad y conseguir clientes que valoren dicho producto representa un punto clave para el éxito de la actividad.

Sucedió en la última campaña que, por la baja frecuencia de precipitaciones, fue posible en muchos casos elevar el porcentaje de heno de alta calidad logrado en comparación con otras campañas, lo que ayudó en parte a mitigar la problemática de desfasaje en el precio promedio en moneda pesos del heno comercializado, que se encuentra estancado frente al incremento de los costos observados.

El estudio
Se utilizó un paquete tecnológico para el cultivo que refleja un manejo adecuado promedio de la zona pero que no necesariamente aplica para todas las situaciones productivas. Para evaluar la rentabilidad de la inversión en el alfalfar se recurre al Valor Actual Neto (VAN), que es el valor presente de los flujos de fondos futuros originados por el proyecto, descontados a una tasa de interés de referencia. Se ha optado por una tasa de referencia del 40%. Un VAN positivo indica la conveniencia de la actividad que se propone, mientras que un VAN negativo la desaconseja. El VAN obtenido indica el margen que se logra por hectárea por encima de la mencionada tasa de costo del capital que podríamos lograr invirtiendo el dinero en otra actividad que ofrezca rentabilidad del 40% anual.

Entre algunos aspectos a considerar de trabajo de enfatiza en que el análisis propuesto contempla una vida útil del alfalfar de cuatro ciclos productivos y se realizó bajos condiciones de secano. En ese contexto, y a los fines del análisis, se consideran producciones de 15, 15, 12 y 9.6 t MS ha/año para el primer, segundo, tercer y cuarto año, respectivamente. Se considera que todas las labores son contratadas, tanto la siembra, pulverizaciones, aplicado de fertilizante, corte de la alfalfa, rastrillado, confección de megafardos y levantado del lote y puesto sobre camión. Además, se propone la siembra directa de la pastura en el mes de marzo, en suelo profundo, bien drenado, con pH de 6,5 a 7,5 y con bajo volumen de rastrojos a fin de proporcionar la adecuada profundidad (no mayor a 1,5 cm) de siembra y la correcta distribución de las semillas. Se utiliza semilla fiscalizada, inoculada y peleteada de un cultivar “de punta”, con alto potencial productivo y con altos niveles de resistencia a plagas y enfermedades de relevancia económica para Argentina y se consideró una densidad de siembra de 18 kg ha.

También se incluyó una fertilización de pre-siembra con superfosfato triple,100 kg de P ha y una re-fertilización con 50 kg de P ha en el tercer año de la alfalfa, a efectos de reponer nutrientes.

Se incluyen además el uso de dos aplicaciones de graminicidas por año (una sola durante el primer año y dos los restantes) y de herbicidas de hoja ancha también en dos aplicaciones por año. También se incluyó una aplicación de insecticida para el control de trips y pulgones durante la implantación. Posteriormente, con el cultivo establecido, se incluye una aplicación anual para el control de isocas (varias especies).

Los precios de los insumos no incluyen IVA y no se tienen en cuenta los gastos generales del establecimiento, ni la amortización de las mejoras como casa, galpón, alambrado, etc., así como tampoco el costo de financiamiento de las actividades productivas ni el flete a destino.

Resultado económico
Bajo las consideraciones especificadas en el apartado anterior, a continuación, se muestran los cálculos de costos para la implantación y mantenimiento del cultivo. Para las labores se consideran los costos usuales en la zona de referencia, mientras que para los insumos se toman de referencia los precios corrientes de mercado en pesos.

Costos de henificación
En el siguiente apartado se detallan los costos de henificación del cultivo de alfalfa considerando primero los costos de segado e hilerado, que se miden por hectárea y por corte. Aquí es necesario mencionar que el hilerado mediante rastrillos giroscópicos mejora sustantivamente la confección de las andanas en términos de hacer más eficiente y reducir el tiempo de secado necesario entre el corte y la confección del heno. Sea cual fuere el tipo de rastrillo empleado se debe respetar la humedad de trabajo de entre 30 y 40% y una velocidad de trabajo en torno a los 7 u 8 km/h si se quiere evitar un alto impacto en las pérdidas. Seguidamente, se consideran para las distintas alternativas los costos de armar el megafardo, fardo o rollo y el traslado dentro del campo para su estiba o almacenamiento en condiciones adecuadas a fin de lograr una correcta conservaciónde la calidad del heno.

Ingresos y costos finales de henificación
En la siguiente tabla se presentan los resultados de costos finales de henificación por año, mientras que en la segunda parte se muestran los ingresos en base a los precios que se obtuvieron del mercado, precios que varían mucho con las cantidadesy calidades ofrecidas, la capacidad comercial del productor y la relación oferta/demanda del producto en la zona y otras regiones, que a su vez está directamente afectada por las condiciones climáticas de la campaña y del volumen absorbido para la exportación.

Evaluación de la inversión
Siguiendo el método usado por Cancio et al. (2013), la evaluación de la rentabilidad de la inversión para la producción de heno de alfalfa se calcula a través del Valor Actual Neto (VAN). El VAN es un indicador que forma parte del análisis costo-beneficio. El VAN muestra la cantidad total en que ha aumentado el capital como consecuencia del proyecto, es decir, la riqueza adicional que genera un proyecto luego de cubrir todos sus costos en un horizonte determinado de tiempo. Desde el punto de vista matemático el VAN, lleva todos los valores a un mismo momento, el período cero, y ahí calcula la diferencia entre ingresos y costos. Un factor muy importante para el análisis del VAN es la tasa de referencia que se considere como adecuada para la estimación. Es decir, una rentabilidad base que aportaría el capital si fuera invertido en otra actividad de referencia.En este trabajo se definió una tasa de referencia del 40%. En ese contexto, un VAN positivo indicaría la viabilidad del proyecto y la interpretación sería la siguiente: el proyecto cubre todos sus costos, así como la tasa mínima del 40% requerida, además de ello genera una riqueza adicional igual al valor del VAN. En las Tablas 7a 9 se muestran los flujos de fondos para cada una de las alternativas comerciales que se incluyeron en el trabajo (megafardos, rollos yfardos) y las respectivas estimaciones del VAN para cada una de ellas.

El Valor Actual Neto (VAN 40%) para la opción de megafardos (500kg) es 24.946$ ha. En este punto es importante interpretar correctamente este resultado: la cifra de $ 24.946 ha indica la ganancia total que se obtendría del negocio al cabo de los 4 años. Este valor no es un resultado anual. En este caso, el resultado anual ascendería a 6.236 $ ha, resultante de 24.946/4.

El Valor Actual Neto (VAN, 40%) para la opción de fardos es 23.750$ ha. Con este resultado se puede afirmar que el resultado anual asciende a 5.938 $ ha.

El Valor Actual Neto (VAN, 40%) para la opción de rolloses 16.155$ ha, con un resultado anual de 4.038 $ ha. Si se comparan las 3 opciones se puede afirmar que el rollo es el que tiene la relación costo-beneficio más acotada, dadapor elevados costos enrollado y reducido precio de venta.

Análisis de sensibilidad
Como pasa en muchos negocios, y muy marcadamente en los relacionados con la producción primaria, hay factores que definen el resultado de las actividades y que no pueden ser controlados por el productor. Entre esos factores, los que más influyen en el resultado económico son el rendimiento y el precio de venta. El primero está influido en gran parte por cuestiones ambientales, tanto climáticas como de suelo. En la definición del segundo entran en juego otras variables, como la calidad de producto lograda, el poder de negociación del productor y la cantidad ofrecida en el mercado, que va a afectar el precio individual al que cada uno podrá vender. Dado que el análisis propuesto en este trabajo, como se dijo al principio, no pretende ser representativo de un sistema específico, sino servir de guía al tomador de la decisión, se presenta a continuación un análisis de sensibilidad del VAN para cada una de las alternativas(megafardos, fardos y rollos), según variaciones combinadas de precios y rendimientos de producto. Concretamente, se proyectan para cada formato de heno, dos situaciones adicionales de rendimiento, una con rendimiento 30% mayor y otra un 30% menor que la media estimada (Tabla 1), calculándose para cada caso el VAN. A su vez se combinan estas situaciones con dos escenarios adicionales de precio promedio de producto comercializado, por un lado, valores 25% arriba y por otro25% por debajo del actual valor de venta (Tabla 6). Los resultados del análisis de sensibilidad se presentan en las Tablas 10a 12.

La consideración de estos resultados permite inferir que el megafardo y el fardo son los que mejor enfrentan situaciones adversas, como podrían ser reducciones en los precios y situaciones de rendimientos bajos; no obstante, si los precios se mantienen en el nivel medio esperado, las tres alternativas resultan rentables bajo los supuestos presentados aquí.