Las ofertas de precampaña, después de las PASO Una sequía muy profunda en Santa Fe, a lo que se sumó posteriormente la incertidumbre de cara a las Paso y el poco margen de maniobra para financiar las siembras, terminaron por cerrar un contexto muy adverso y una campaña alfalfera “para el olvido”, remarcaron desde Palo Verde. Ahora, esperan salir con una buena oferta en noviembre y con “precios sumamente competitivos”.

La situación del semillero Palo Verde no difiere mucho de las empresas proveedoras de semilla de alfalfa en general, en cuanto al contexto adverso por el cual debieron transitar durante este 2019.

“Francamente, de los últimos cuatro años a la fecha ha sido la peor campaña.  Hemos caído por supuesto en porcentaje de ventas y aún no termino la campaña, tenemos la esperanza que en el mejor de los casos sea un 15% y en el peor un 20%. Cuando se cierre vamos a tener el número final, pero ha sido una campaña para el olvido”, adelantó Horacio Gallarino, director técnico y comercial del semillero.

Entrando en detalles, el profesional ahondó en las razones que originaron este contexto adverso: “La caída se da por varios factores, Santa Fe es una provincia que demanda mucha cantidad de semillas de alfalfa y tuvo una sequía muy profunda, no dio oportunidad de siembras y cayó mucho la superficie sembrada este año respecto a años anteriores. A ello se le sumó luego el tema precios. Nosotros hemos tratado de mejorar esa situación con valores razonables y plazos de financiación, que era lo necesario para vender la alfalfa, lo que pasa es que hoy por hoy tenemos una carga financiera muy cara en nuestro país, entonces financiar y bajar los precios es una doble decisión bastante complicada que limita a casi toda empresa”, dijo Gallarino y añadió: “La tercera pata de este problema fue la incertidumbre a medida que nos fuimos aproximando a las Paso y mucho peor los resultados que finalmente arrojaron después, porque ya los mercados financieros lo marcaron enseguida con una devaluación fatal”.

Sin embargo, hay mucho optimismo para el nuevo período de siembra que se avecina. “Entrado el verano la situación va a mejorar, va a ser un año neutro y tenemos esperanza de poder recuperar lo que no pudimos vender este año. Ya hay también algunas consultas de precampaña, a pesar de que aún no hemos diagramado bien los planes de venta para este nuevo escenario comercial. Calculo que será durante noviembre y vamos a estar con precios sumamente competitivos y con una financiación acorde a lo que necesita el productor”, añadió.

La alfalfa y su adaptación en los nuevos sistemas de producción
Además de la producción, la persistencia de la alfalfa era una condición muy valorada a la hora de hablar de las bondades de un cultivar determinado, algo que para Gallarino ha comenzado a cambiar con la llegada de los esquemas estabulados a los tambos argentinos. “La persistencia hoy ya no es tan importante, porque buena parte de ésta en los sistemas pastoriles se da por el manejo y porque vos tenías los animales sobre el lote de alfalfa con el consiente daño de pesuña y de diente que eso conlleva, sobre todo cuando no se tenían los cuidados necesarios. Todo ese tipo de problemas, al tener los animales ya estabulados, van a dejar de tener el centro de atención; entonces un poco la persistencia va a estar dada por la excelente competencia con malezas o la transgénesis con la incorporación de alfalfas tolerantes a determinados herbicidas totales que te permitan controlar mejor tema malezas, el tema sanitario y tolerancia hacia otros insectos. Es decir se está mirando a la alfalfa desde otro ángulo. Desde el punto de vista de la productividad es la adaptación que tiene que tener cada cultivar en el tipo de suelo que vos tenés en el lugar, sobre todo en condiciones de anegamiento, salinidad, etc”.

Materiales para ver y comparar
Durante las Jornadas Nacionales de Alfalfa que se realizarán el 13 y 14 de noviembre en el Campus de la Universidad Nacional de Villa María, Gallarino resaltó que habrá algunos cultivares del semillero para poder observar a campo en los plots demostrativos. “Las que están en ensayo son las variedades que provienen del convenio de vinculación que tenemos con INTA, ahí vamos a poder ver Traful PV INTA, que es una alfalfa grupo 9,5, Pulmarí PV INTA que es un grupo de latencia 7 y LIMAY PV INTA que es grupo 9 tolerante a suelos arcillosos y Kumén, que es una variedad también de grupo 9 pero con alta resistencia a salinidad y una tolerancia muy alta a suelos sódicos, más aún que Salina PV”, adelantó.